martes, 24 de julio de 2012

Tu recuerdo a migajas



Esto es todo lo que cargo, y todo lo que tengo. Mucho de nada y muy poco de tus besos.


Muchos recuerdos, muchos no hechos. Pesa de más lo que no tengo.


Y el daño ya está hecho, has acabado con mis sentimientos. Pero eso no significa que no anhele de tu cuerpo.


Ese cuerpo que lo tuve pero no me perteneció, que lo llené de humedad dulce y salada. ¿Qué pasó que no pudimos ser, cuando fuimos tanto?


Te di todo lo que podía dar. A distancia y de cerca. Mucha pasión, mucho calor. Orgasmos sin final. Llenamos la noche de promesas a olvidar.


Llenamos la noche de gemidos mudos, de calor abrasador. Me dejas en vacío deseo.


Pero no dudaste en destrozar mi mundo y mi corazón. Pagando el precio estoy. Todo por tu piel y tus migajas de amor.


Y a pesar de mí y mí dolor, volvería a aferrar mi cuerpo contra el tuyo. Volvería a dejar que me rompieras en pedazos.


Sin importar lo demás, daría todo por otra luna en tu mirada. Compartiendo roces y la misma alma. Así sea para despedirme o hundirme más.


Me quedo con tu trozo, mediocre, pero pedazo al fin. Y me lo llevo puesto en la piel, ahí donde dueles, ahí donde me pesas.


Me lo quedo, para repetirte a diario en soledad. Viviendo noches de insomnio y dolor. Regrésame a los tiempos donde todo era mejor.


Donde estabas tú y nada mas. Los tiempos en los que el "nosotros" existió.


Fernando Ruiz y Ana Rojas

Reacciones:

1 comentarios: