martes, 31 de enero de 2012



No necesito más almohada que tus brazos,
ni más cobijo que tu cuerpo.
No quiero más espejo que tus ojos,
ni otro sol que no sea tu sonrisa.
Que no haya más caricia
que la seda de tus manos,
ni más aire que tu aliento que oxigena.
Que no exista la música
si no sale de tu voz;
que no toques más hembra
que no sea tu guitarra.
No quiero probar otros mares,
si no brota entre tus piernas.
Que no haya más vaivenes,
si no son de tus caderas.

Que no se explique la vida,
si no es contigo.
Que no viva yo sin ti.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario