martes, 31 de enero de 2012

Esperanza



Tengo un libro con tu nombre en el buró del otro lado de mi cama,
por si un día te decides y amaneces conmigo.
Por que tengo tu espacio aquí, junto a mí,
esperando el momento de verte amanecer sonrisas
con mi ojos por espejo, y mi boca haciendo eco.
Te espero con mis manos vacías deseando ser casa de tu rostro
y cobijo de tu cuerpo.
Con mis piernas queriendo ser prisión de tu cadera.

Te espero. Y guardo celosamente el lugar que no buscaste.

Te espero, sin ocasión posible.

De forma inútil, sí, pero te espero

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario