martes, 10 de enero de 2012

Una tras otra

Desde aquí te veo irte en silencio.
Tus silencios llevan sabor a dolor y palabras muertas.
Mueres como la hoja caída que nunca pudo ser escrita.
Escribes caminos de piedras tropezadas.
Tropiézame por última vez y por primera vez, a media luz y con toda tu luz,  
a gritos y a murmullos, vertical y horizontal.
Y después, vete en silencio, para siempre.

Ana R.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario