martes, 10 de enero de 2012

Prefiero lavar los platos

Vivimos en pleno 2012, y en México como en muchos otros paises, enfrentamos un machismo aún muy arraigado.
 Se han realizado algunos cambios, sí, y con el movimiento feminista, con reformas a leyes y todo eso, no se ha logrado cambiar en mucho la mentalidad de los hombres. Los cambios tanto laborales, como personales en cada hombre, incluso en las mujeres, son muy lentos, no tenemos los mismos derechos y obligaciones, tanto en el trabajo como en casa.
He ahí que cuando por las mañanas, ambos salimos a trabajar, si regresamos al mismo tiempo a casa a comer, típico es que el hombre llegue y se tire en el sofá o en la cama a descansar un rato, mientras es la mujer quien llega preparando la comida para luego servirla. Despues de comer, hay que lavar los platos, recoger ropa, poner la lavadora, ayudar a los niños en sus tareas, preparar mochilas para el día siguiente, uniformes, etc. Entre tanto se llega la hora de la cena y así sucesivamente, hasta la hora de dormir. Entonces, ¿a qué hora descansamos?.
En mi caso, admito que no me gusta la cocina, puedo hacer cualquier otra cosa, menos cocinar. Mi pareja me ayuda en varias tareas, no en todas. En lo que mas me ayuda es a cocinar (afortunadamente), pero en esta tarea, advierto, hace de la cocina un caos, ensucia varias ollas para preparar una comida y deja todo tirado. Pero dado que si yo cocinara, tendría además de cocinar que lavar todos los trastos sucios, prefiero descansar un poco en el lapso que él cocina y así yo sólo lavar los platos, claro además de todas las demas tareas.
Dado nuestra condición de país machista, casi terminamos agradeciendo cuando nos ayudan con una tarea doméstica, cuando en realidad debería ser equitativa la responsabilidad. Al fin también nosotras estamos apoyando a la economia de casa, también salimos a trabajar, deberiamos tener el mismo tiempo de descanso.
¿Se logrará?
Se logrará, creo, el día que como madres vayamos cambiando la mentalidad de nuestros hijos principalmete, porque los adultos de hoy va a ser muy dificil ya hacerles cambiar las ideas y costumbres tan arraigadas de tantos años.

Eva Beltrán

Reacciones:

3 comentarios:

  1. Buen tema a tratar y me quedo con el mensaje final: Los hijos de hoy, son los hombres del mañana de muchas mujeres. Si los hombres son machos, es porque fueron educados en un hogar machista.

    Renko

    ResponderEliminar