martes, 10 de enero de 2012

Ese hombre

En cada silencio se esconde tu nombre que grita hacia mis adentros, para recordarme que siempre estás presente aunque no te nombre.

Ese hombre nació, para darle sentido a mi vida, para darle sentido a este largo camino que recorrería.

Ese hombre es tan mío que a donde vaya, siempre entregará partes de mí porque no sabe amar de otra manera.

De ése hombre soy el cimiento de todo concepto que el día de hoy rige su camino, sus sueños y su destino.

Ese hombre es capaz de doblar el mundo en las partes que sean necesarias para coincidir en algún doblez con mis ojos.

Él hace que se rompan los esquemas conmigo.Todo en nosotros es la armonía caminando. 
Ojos, manos, piel, y hasta palabras mudas.

Ese hombre no calza los zapatos de nadie, porque sabe que descalzo es mucho más señor que ninguno.

Por ése hombre yo camino las vidas necesarias para coincidir con sus pasos, porque con él cualquier vida cobra sentido y aprendizaje.

Con ése hombre soy capaz de habitar el mundo solos en medio de la nada, porque él nos llena por completo y nos construye cualquier paisaje.

Con ése hombre, creo, doy, existo, y si no lo hiciera posible; sería un fantasma habitando en un mundo sin palabras.

Con ese hombre soy la fuerza capaz de sostener el mundo, mientras él lo consigue con solo no soltar mi otra mano.

Por ése hombre yo creé poesía de la nada, para vestirle mis palabras y jamás anduviera desnudo de mis distancias.

De ése hombre soy el todo que representa su concepto de lo completo, sin que nada me sobre o falte.

De ése hombre soy el motor que mantiene girando su impulso más profundo, por seguir desafiando un mundo y su destino.

Ése hombre no me sueña, me tiene cada que cierra los ojos, porque llego acompañarle y no soy capaz de abandonarlo.

Él representa mi fuerza más poderosa y si he de ser quimera o destructora yo me convierto en tormenta para que nadie me lo toque.

Con ése hombre soy, conmigo es y nadie embona sus conceptos en nosotros. Somos un solo motor haciendo caminar el mundo.

Por ése mismo hombre, dejaría de ser, si él desapareciera. La poesía misma sería capaz de morir conmigo para acompañarle en su destierro.

Cada palabra está pulida con él y sabe perfecto cuando lleva su sello, nombre, y apellido; porque fue el creador del concepto de mi poesía.

Por ese hombre yo acerco mares a la tierra, bajo cielos a mis manos, y abro los caminos en medio de cualquier tormenta que se atraviese.

Ése hombre se sabe y comprende perfectamente el lugar que donde está parado, ninguna circunstancia lo podrá cambiar.

Ése hombre es completamente sabedor que el mundo gira a pesar de nosotros y nosotros hacemos el inverso de girar, dándole otro sentido.

Ése hombre sabe que cuando se encuentra conmigo, cualquier concepto es secundario y él se vuelve prioridad suceda lo que suceda.

Ése hombre jamás se despide, porque sabe que siempre buscará la forma de regresar, cuando yo le necesite.

Ése hombre es tan mío, que le dejo recorrer el mundo y tocarlo con sus manos, porque sé perfecto que siempre regresará a mis brazos.

Me sabe de él, que jamás se inmuta de cualquier cercanía que no sea la suya, porque sabe que nadie llenará sus zapatos.

Con ése hombre nació mi concepto de lo completo y lo sublime, y jamás aceptaría menos porque me enseñó a recibir solo lo mejor.

Por ése hombre yo quebraría la poesía y le daría a beber de mis poemas, si él sed de mí tuviera.

Por ese hombre yo nacería las vidas necesarias para que sus noches no se sintieran abandonadas.

Por él hombre yo arriesgaría mi vida, con tal de iluminar sus ojos cada vez que fuera llamado padre.



Silvia Carbonell L.


Reacciones:

4 comentarios:

  1. Mi estimada Silvia, coincidimos en el criterio de selección de escrito. Simplemente el más valioso y el que más nos llega. Hermosas tus letras, los sentimientos y los valores que en ellas has volcado. Gracias por compartir.

    Renko.

    ResponderEliminar