martes, 29 de enero de 2013

Carnada



I
Más, esa extraña palabra que vive en la memoria. 
Instante que pide un poco de nosotros.
Abismos rayando en la locura. 
Y ella que abre la boca en decadencia, 
sonidos, piel y miradas.
Lágrimas vivas, cuerpo impaciente.

II
Mientras tanto habremos de habitar la canción que no termina.
Y así desvanecer cualquier tipo de pregunta.
Tal vez serpentear bordeando las sombras
es la mejor manera de esperar.

III
A esta hora la noche crece insípida, cada segundo se siembra insomne;
sospechando un lugar, aquí donde dueles.
Látigos rasgando el tiempo. Y la boca que gime por inercia.

IV
Mañana, un señuelo para calmar el apetito.
Y un corazón. 
Más, un poco más.


Alma E. Palma 


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario