martes, 17 de enero de 2012

De cuando las paredes me seguían.

Lo recuerdo claramente, es como si yo nunca hubiera crecido, porque no

voy a ser insensato y decir "como si el tiempo nunca hubiese pasado",
ya que todos saben que el tiempo no existe, es un invento de mis
padres. Lo supuse desde la primera vez que llegué tarde a clase
porque había tardado en levantarme de la cama, bañarme y hacer todas
esas cosas que se tienen que hacer antes de salir a vivir, y sí, uno
sale a vivir, ya que en casa todo es distinto, todo, es ahí donde
realmente empieza lo que les voy a contar, de cuando las paredes me
seguían.
Tengo muy mala memoria  y lo recuerdo porque la gente con la que debo
convivir siempre me recuerda que tengo mala memoria, ojalá se murieran
todos ellos, igual yo ni los recordaría, y todo sería más sencillo,
como dormir todo el día, y no soñar, si el tiempo existiera, soñar
sería una pérdida de tiempo.
Bueno, como les decía, una vez me siguieron las paredes, fue muy raro,
porque ellas pertenecen a la casa de mis padres, y eso no las detenía,
me siguieron a la escuela, al colegio, a la universidad, a mi
departamento, al departamento de mi novia, ellas han estado siempre
donde yo he estado, incluso a veces se disfrazan, se visten de
montañas, árboles, lagos y cualquier cosa que se les ocurra, ellas
definitivamente tienen mucha imaginación, y si existiera el tiempo,
ellas lo tendrían de sobra. Hubo una vez en la que mis papás se fueron
de viaje, ellas y yo nos quedamos solos en casa, fue divertido, nos
pasamos jugando todo el día, desde mi habitación, cruzando por la
cocina, hasta terminar viendo tele en la sala, y cuando ya era hora de
dormir, ellas también se dormían. Me es raro pensar que sucederá el
día en que ellas ya no estén, ¿las extrañaré? ¿me harán falta?, es
algo que no sabré, pero de lo que tengo seguridad, y lo digo porque lo
he pensado mucho, es que el día que me muera, ellas no morirán
conmigo, porque aunque ellas aún no lo saben, las heredaré a mis
hijos. Lo único que espero, es que ellos no intenten decirles nada,
porque aunque algunos idiotas creen que las paredes escuchan, la
verdad es que ellas no lo hacen, son sordas.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario