martes, 12 de marzo de 2013

Diez


Te deseo como desea un hombre a una mujer,
A tonalidad naranja; a contra luz con el sol,
Como se le desea hacer el amor a diario a otro ser,
Como cuando se ama y se deja el corazón entre las sábanas;
Te deseo como eres, como has de querer.

Te deseo en silencio y a gritos;
En lo oscuro y en lo resplandeciente,
Porque te he de desear como desearía detener el tiempo mientras te beso,
O como pierdo la cordura al verte sonreír;
Te deseo como esencia de vida, infinita.

Y la noche lo ha de saber,
Estas manos llenas de torpeza sólo te intentan querer;
Aquí, aquí es donde estoy, lejos de ti,
Tanto como es necesario, tanto como el cuerpo resista;
Allá estás tú, callada entre gritos desesperados, ya no lo sé.
Pero así estamos y sé que estamos porque somos
Y siendo como somos, sé que llegaremos a realmente ser.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario