martes, 14 de agosto de 2012

No somos noche




No fue la noche, fueron tus brazos,
con su fuerza brutal que aprisiona y no suelta el cielo,
cuando quiere encenderlo con besos.

No fue noche, fue la lucha de dos feroces temperamentos,
que buscaban saciar furia y sentir,
humedad y llama, incendio y tempestad.

No fue noche, fue llama e incendio,
fue boca con fuego, fue ego sometido por el deseo
y la victoria de otros labios distintos al ardor del infierno.

Nunca fue noche ni fue día,
fueron mordidas y lujuria,
fuego quemando fuego, agua mojando cuerpos.

No ser noche ni ser luna,
solo dos pieles que se dibujan.
Manos, dedos, boca, lengua,
en un intento de tatuarse el sentir y todas sus ganas.

Fue cama y lujuria,
fue cielo e infierno en un solo momento.
Fuego y deseo, sentir contenido,
que desbordó en río hasta alcanzar sus cuerpos.

Serás todo menos noche,
porque me abarcas, no te marchas.
Amaneces tendido entre mi cuerpo,
con el sueño profundo de haber apagado mi fuego.

Silvia Carbonell L.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario