martes, 4 de junio de 2013

Ellos


A la hora de decir adiós, ninguno se hizo responsable de los daños. Ella se llevó sus miedos e inseguridades, él se llevó todas esas mentiras que ya no parecían verdad.

Y cada quien recogió lo mucho o lo poco que dio. Sin decir adiós se soltaron de las manos y caminaron en sentidos opuestos. Él corría, alguien lo esperaba ya; ella arrastraba la tristeza en sus pasos, no se quiere ir.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario