martes, 9 de abril de 2013

El Objetivo


Darhama desnuda seducia el bello animal sin cabeza, permitirle tocar sus pechos fue el  voraz milagro que la llevó al infierno; Un suave movimento, la mano izquierda sobre su pelvis, la lengua en busca de un objetivo, no existían las sonrisas ni los gemidos, eran actos mudos, actos secretos, actos probablemente infantiles, sólo  un juego de mamá y papá. Había una cláusula de tiempo, pero no díalogos; Sólo  habian dos. 

El bello cargaba con la trizteza entre las piernas, la vida estaba diseñada para cambiarle de zapatos cada mes. Intempestuoso momento al penetrarle al abismo de su interior, a su psicología extraña. Como una colilla de cigarrilo fue pisada la actuación y llamada la lazcivia.  

Y El esperma ganó la carrea  de la mujer más bella.

Andrés Ruíz Rueda
@A_RuizR
http://andresruiz123.tumblr.com/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario