martes, 16 de octubre de 2012

Ven


Ven amada mía otra vez a la ronda,
hazme suspirar, gemir y gritar.
Por ningún motivo desandes la senda,
hoy quiero vibrar, gozar y soñar.

Dime una vez más que no existe el dolor
que la vida es bella y es para los dos.
Déjame sentir de tu cuerpo el temblor,
tómame y sigamos de la dicha en pos.

Estando a tu lado olvido el fracaso,
los celos que matan como enfermedad.
Bajo el fuerte influjo de tu férreo abrazo
cobro la calma y la tranquilidad.

Recórreme todo con tu furia loca,
con tus tiernas manos enreda mi cuello.
Juega con mi pecho, muérdeme la boca
mientras de la noche nos cubre su velo.

Quémame en tu fuego voraz de pasión
y que al rojo vivo arda el corazón.
Hoy quiero vivir, morir y volver a nacer,
que sólo en tus brazos, amada, me siento volver.

Eli U.
@barverso

Reacciones:

1 comentarios:

  1. El poema que rima,
    al verso se arrima.

    ¡Bravo, felicitaciones!

    ResponderEliminar