martes, 14 de febrero de 2012

Luna gestando un poema.


Hoy la noche en el cielo se encuentra gestando un poema.
Ojos con luna nueva, lleva el cariño de noche en compañía de luna llena.
 
Luna mujer gestando luna con mil estrellas.
Luna de dos, hecha de amor.
Luna pequeña, luna de perla.
 
Luna gestante asomándose en el charco,
como quien mira un espejo por vez primera.
Ella ruboriza sus mejillas encendiendo su luz tan suave como la seda.
 
Nuda y sostenida en mi cuarto menguante,
gesta niña con su sonrisa parlante.
pequeña y segura, no teme a los lobos,
ella les sonríe en las noches de mami llena.
 
Es todo poema que nace en perla,
mejillas de luz que iluminan la noche entera.
Bella en luna nueva, es un verso distante a los ojos humanos,
cercana a las estrellas y lejos del ocaso,
mientras apachurra conejos con sus manos.
 
Mi luna, reina del cielo,
mago de la noche donde corren los conejos a su abrazo.
Rara, mi prosa engendrada en verso,
mi luna serena de carácter cambiante
que desata mareas y alborota tempestades.
 
Luna hermosa, hecha rosa,
que llueve poemas
en las noches bañadas de nubes borregas.
 
Inversa luna,
que esconde dentro la barriga una pequeña duda,
conejos que celan guardianes,
la sonrisa hecha magia que se viene gestando.
Menguante, abrazando a la noche con todas sus fuerzas,
luna llena que vas gestando un poema.
 
Creciente pequeña luna nueva,
vas abriendo las puertas del cielo con sus estrellas,
con cada verso, tus ojos y sus poemas.
 
Distante pareciera,
cercana a la tierra que te guarda en sus brazos
y todas las noches el cielo te viste de voces,
pequeña perla luna nueva.
 
Luna prosa te llena de letras,
para que sonría la niña de las mejillas encendidas de rosa.
Luna cuna de vientre,
para esa pequeña coneja de sonrisa silente.
 
Ella prosa a la tierra desde el cielo cargado de estelas,
la pequeña luna nueva.
Mientras llueven poemas en el vientre de luna llena.
Se arropan las nubes
abrazando la luz que va gestando a la estrella.
 
Asomándose muy tímida en las noches de luna nueva.
Bella, se hace dueña de la noche
y van rodeándola los versos,
blanca la pequeña luna perla.
 
Luna cargada de runas,
va caminando en las noches vacías de estrellas,
luna solo cierra los ojos cuando la sostienen los poemas.
 
Luna perla va atrayendo las rimas al cielo,
va en sus intentos ansiosos a querer abrazar a la tierra,
espera, aún gestas,
guarda tus besos borregos, aún no es hora luna nueva.
 
Ella, la perla brillante del cielo.
El sol de la noche que abraza los versos,
marea, dejaría de ser luna bella.
 
Extiende sus brazos buscando abrazar los bosques,
llenarlos de su roce si acaso,
los árboles necesitan de un beso de buenas noches.
 
Bella perla de luna,
derrama sus besos de noche a los bosques plateados de versos.
De rama luz en los árboles,
luna, pequeño diamante encantado.
 
Luna amaste la marea tanto,
que robaste sus ojos y con ellos vestiste tus ojos de noche.
Luna de ojos verdes de agua,
sabes a mar y salitre con drama.
 
Ella dejaría huellas si pisar la arena pudiera
y se conforma con abrazar la marea
dejando sus besos de estrella.
 
Bella y lista la pequeña luna coneja,
salta de la noche abrazar a su madre la tierra.
Se desprende, enciende las noches de verso y poema,
hace contar a los lobos,
fábulas y cuentos de las noches en que baja la luna
y se acerca por un abrazo.
 
La pequeña musa,
no es más que la luna gestante componiendo un poema.
Dulce y dilema,
que la noche desespera y urge de sus brazos.
 
Ser todas las noches,
por si ocaso luna pequeña llegara a correr a tus brazos.
Luna para la noche que viste su traje de gala,
le espera impaciente para cargarla en sus brazos y amarla.
 
Luna descalza que juega divertida a picar la marea,
se ríe coqueta, se sabe dueña de todos los ojos que la rodean.
Luna inquietante, pensante,
ella siempre planeando enseñar sus proezas.
 
Luna mago de conejos
que abandonan sombreros y se quedan con ella.
Luna dueña de todos mis cielos,
luna que llueve sus besos inquietos a mis ojos dormidos.
Luna llena eres de miles de gracias.
 
Luna noche que corre a sus brazos
y apaga las estrellas celosa que rodean al cielo con su encanto.
Por si ocaso marea,
luna siempre regresa a la tierra.
En las leyendas de luna,
ella viste Octubre con sus bellas pinturas de poema.
 
Farol de las noches obscuras,
llenas de luz a quien necesita tu abrazo pequeño y brillante.
Luna que viste ventanas de paisaje de cuentos,
de mamis y cunas,
luna que enciendes el cielo de noche para llegar a mi abrazo.
 
Lunas gemelas,
dos rostros de una misma musa escribiendo poemas.
Luna madre y luna vida gestante durante la noche que inverna.
Así mi luna pequeña, gestada con amor y engendrada con poemas
luna apremiante a la compañía de su padre la noche
que la llena de estrellas y compañía en cada fase,
donde ella va caminando despacio en compañía de su madre.

Silvia Carbonell L.



Reacciones:

1 comentarios: