martes, 22 de octubre de 2013

Ventanas cerradas

Ventanas cerradas

Me asomé un poquito, a verte.
Y lo que vi, es cómo me dueles.
He cerrado todas las ventanas y corrido las cortinas. No contemplo amaneceres y tampoco observo la plenitud del día; a las noches las dejo con sus sueños rotos.
Decidí observar la vida desde la casa cerrada. Hay suficiente aire falso y espacio de sobra. Se puede pasar el tiempo entre silencios y sin encender la luz. Es la casa de un corazón herido: aquí estoy sola, sin ti y contigo.
Todavía encuentro, entre mis reflexiones, palabras que eran para ti y entendimiento repentino de tus últimas acciones. Comprendo que tus negativas son del color de lo que yo no hice y que preferiste darme un «no» a darnos una oportunidad.
Tú, elegiste la revancha como mejor salida.
Yo, he cerrado las ventanas por donde te veía.

Liliana

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario