martes, 26 de marzo de 2013

Todo fue tan rápido que fue eterno





Ni siquiera supimos cómo sucedió
solamente sentimos como la pasión
tomaba las riendas de la situación;
fu el vino, las velas, las estrellas, no lo sé,
solo sé que la noche no fue suficiente
que el día sentía celos y vino a cortarnos las alas,
que las aves matutinas quisieron acallar
nuestros gemidos con sus trinares,
y que a pesar del cansancio
nuestra sangre seguía hirviendo bajo la piel.


Camille

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario