martes, 26 de febrero de 2013

Ya no despierto a beso de sol

Ya no despierto a grito de pulmón, es peor, 
despierto con un grito atrapado.
Ya no puedo romper el sueño
y arrastrarme a la realidad de un solo paso.
Despierto con un llanto de dolor,
ése que con agitación, permanece callado.

Estoy tratando de entender
porqué ni en mi espacio se está a salvo.
Tratando de comprender
porqué al cerrar los ojos, estoy a merced de tu daño.

Ya no despierto a beso de sol,
ni despierto al color de las voces de la mañana.
Despierto con el terror de sentir mi voz atrapada.

No sé si será peor, sentir mi llanto amarrado,
ni sé si será peor, abrir los ojos temblando.

Ya no despierto a beso de sol,
ni con la mañana en la mano,
despierto a todo pulmón de un grito de temor,
que mi voz se encuentra asfixiando.

Y quiero recomponer, el temor de mi cuerpo asustado.
Y trato de comprender la confusión que me está generando.

Ya no despiertoa beso de sol,
despierto con el cuerpo agitado.
Tratando de recuperar el control,
que cada pesadilla con tu rostro me está despertando.

Ya no despierto gritando, lo que es peor,
se me ahoga el llanto.
Se me quiebra la voz y el dolor,
en el cuerpo se me queda atrapado.

Ya no despierto a beso de sol,
mis miedos se encuentran llorando.
me consume el dolor, que es real,
lo que me encuentro soñando.


Silvia Carbonell L.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario