martes, 26 de febrero de 2013

Nudos


Llevó mis 25 años de entrenamiento en hacer nudos cada año más difíciles, cada año un nuevo nudo con otro tipo de cuerda, nudos chinos marinos, de agujetas para botas, militares, y los más difíciles los nudos en la garganta.

Luego cuando cumplí 20 años me di cuenta que ya sabía hacer todos los nudos, inclusive inventé uno para los audífonos y así evitar que no se hicieran más nudos, que chistoso un nudo para evitar nudos, en fin, a los 20 me vi rodeado de nudos, mi vida eran los nudos, así que puse una tienda para hacer nudos personalizados. La gente venia a mi paraa que les diera clases de nudos indesatables y usarlos para resolver sus vidas. No me daba cuenta de que los estaba atando con todas sus fuerzas a algo que no querían para siempre, ellos se ataban a sus parejas en busca de un amor más libre, ataban a sus hijos para que no se cayeran y estos nunca caminaron, amarraron su vida a la tierra y nunca sus almas volaron.

Un año después cerré todo, no hice más nudos, ni si quiera usaba agujetas, empecé a caminar descalzo, y así comencé a desatar todos los nudos de mi hogar: quité cortinas de las ventanas, me deshice de los cables de aparatos que ya no necesitaba, me rapé y descubrí los nudos gramaticales y los resolví, al final sólo me faltaba desatar el gran nudo que llevaba en la garganta y ese mi estimado lector ha sido más difícil que el nudo de corbata.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario