martes, 26 de febrero de 2013

Aprendí de ti



Que las promesas son para cumplirse, que se responde siempre “Te Amo” cuando te dicen lo mismo, que “para siempre” es mucho tiempo, que a veces se dice más con letras y canciones que con palabras, que las mañanas no son mañanas sin café, y que las noches no son noches sin un libro en la mano.
Que los sueños se viven aunque no se cumplan, que los abrazos siempre son buenos, que las sonrisas también se roban y que los pequeños detalles siempre son grandes.
Que un beso te hace sentir poderosa, que las caricias nunca son sosas, que una mentira es una mentira aunque sea piadosa, que hay dos tipos de familia, la de sangre y la elegida, que un gato puede ser una excelente compañía.
Que Sabines y Sabina aunque nunca fueron ni amigos hacen buena combinación, que la comida nunca se tira, y que acompañada siempre es mejor la ducha.
Que dormir no siempre significa descansar, pero que se descansa mejor en unos brazos aunque no se duerma, que el sexo es básico al día a día, pero que no se tiene sexo con cualquiera.
Todo esto aprendí de ti y de tus caricias, peo también aprendí  que se puede decir te amo sin sentirlo, que las promesas que no se cumplen no son reclamadas, que el ser poderosa dura cinco minutos y que las letras y canciones si quieres las reciclas.
Aprendí que los sueños son transferibles, que los abrazos no siempre son sinceros, que las sonrisas robadas no siempre son sonrisas, y que muchos pequeños detalles también puede que no tengan importancia.
Aprendí que lo que se ama también se odia, como yo en este momento a Sabines y Sabina, que para no tirar la comida, mejor la dejamos para otro día y que con uno mismo es suficiente la ducha.
Que el descanso es relativo y que se nos olvida que nosotros mismos también tenemos un par de brazos para dormir tranquilos.


Helena Sibarita
@LaCkatrina



Reacciones:

1 comentarios: