martes, 9 de octubre de 2012

Si

Si en lugar de secarme las lágrimas, hubieses llorado conmigo. Si en vez de alejarte hubieses dejado que me quedara contigo. Si me hubieses dicho dos palabras a tiempo, en vez de decir tantas que significaron nada. Si hubieses tomado mis manos y estrechado mi cuerpo junto a tu cuerpo. Si esa noche te hubieses quedado conmigo. Si no me hubieses mentido. Si en lugar de hacerme llorar hubieses reído conmigo. Si fueses un poco menos presuntuoso y poquito más atrevido y si hubieses visto y oído y comprendido lo que yo te dije que era verdad en ese suspiro, no estarías ahora ahogándote en tus lágrimas. Tal vez no estaríamos lejos y diríamos todos los días lo necesario. Quizá estarías esta y todas las noches durmiendo en mi cama. Acaso habrías vivido, porque vivir es atreverse. Pero ya ves: hay demasiados “si” en esta historia como para poder contarla.

Nadia Lizette

Reacciones:

1 comentarios: