martes, 26 de junio de 2012

El Viaje de Dorita

Me envolvió el viento y me elevo, disfrute de la altura, vi mi casa hecha pedazos dando vueltas y la sección de tierra donde momentos antes estuve, sostengo a Totò con todas mis fuerzas el es muy importante para mí, nunca me separaré de él.
Todo el mundo sabe la versión que hice correr, y es que la culpa lo tuvo Totò al escapar y hacer que le persiguiera, a estas alturas no me importa la censura y he de confesar, que el ya rascaba para abrir la puerta del refugio antes de que estuviera cerca el huracán, fui yo quien lo tome en mis brazos con todas mis fuerzas y me metí al huracán, que por cierto no me dejo muy lejos de casa, un par de millas a lo más día y medio a pie, pero fui yo quien decidió darle la espalda a Kansas y tomar esa trocha de camino amarillo que me llevaría al otro lado del mundo.
Hoy me invade un recuerdo, muchas imágenes que cada día son borrosas, mi mente lerda las olvida, sé ahora mi vida es sórdida, quien soy, en donde estoy. Que puedo esperar de mí si me sentí reina con compañías deplorables, un espantapájaros que quiere un corazón, un león que quiere ser valiente, una hojalata que quiere ser hombre, todos ellos entes fuera de la realidad anhelando cosas con las que siempre nacieron, enredando las ideas y moldeándolo para poder dar rienda suelta a su autocompasión sin fin, esta fue mi compañía y hoy vivo una vida insulsa a causa de juicio zaino.
¿Totò donde estas? por qué te deje marchar si hoy recuerdo eras lo más importante, sé que solo es un chispazo de lucidez lo que tengo en este momento lucidez intermitente que casi nunca me visita y por lo mismo quise plasmarlo en este momento, porque de un momento a otro regresara como hasta ahora esa parte porfiada que me hace seguir adelante errando cada paso, aunque la muy maldita me abandona en las noches y me quedo sin esa parte porfiada y sin lucidez, entonces me doblo y me horadan los recuerdos de esa vida que tenía, el impacto de mis malas decisiones me aplasta y tiemblo de miedo sin voluntad para regresar, sé que aun hay familia y amigos pero mi volición me abandona apenas ronda en mi cabeza el regresar.
Creí en la bruja inocentemente, busque la contra parte, me invente unas zapatillas mágicas. Hoy sí que estoy lejos de casa. He perdido a Totò. No sé el camino de vuelta. ¿algún día volveré a Kansas?.

-.-

Víctor Basilio Hernandez
@_sietesoles

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario