martes, 21 de mayo de 2013

Me eligió para escribir su camino

Me eligió para escribir su camino, de eso no me cabe duda.

Me eligió para abrazarlo en las noches frías y sin ruido. En las noches ausentes llenas de vacío. Me eligió para darle luz a sus ojos.


Cuando alguien así te entrega desde su piel hasta su corazón, 

tú debes convertirte en la coraza que nada lo toque y dar gracias por ello.

Me eligió de entre miles, tal vez mejores, tal vez, más fuertes, 

pero nunca le amarían de la misma forma, 
ni darían su vida por sostenerlo en sus brazos.
No caminarían sus pasos, ni agarrarían sus sueños de la mano.
No le bajarían las estrellas, mientras improvisaban canciones de luna.

Cuando alguien así logra encender tu corazón que no hay frío capaz de romperlo,

tú simplemente agradeces.
Te sientes humilde de que la grandeza con su belleza llegue a tus brazos.
De que el cielo te abrace mientras tú le llevas gestando.

Por eso sostengo sus manos, 

no solo es cuestión de que no suelten las mías, 
es el muro inquebrantable que se forma con ellas.

Es la fuerza que mantiene todo girando, mi centro, su mundo, 

mi universo y todos los sueños sostenidos por nuestros lazos.

Y sí, me eligió para escribir su camino, 

el camino nuevo por el que él va sosteniendo sus pasos. 
El que no suelta, sino avanza.

El que no se detiene ni por prejuicios e indecisiones. 

El que camina firme para sostener el mundo y encenderlo con sus profundos ojos.
El que guarda piedad en su mirada y fuerza en sus pequeñas manos.

El que ríe cuando fija la mirada, 

y recuerda algún sueño que lo mantiene flotando.
El que sostiene en sus labios, 
una palabra que le dicta a sus ojos cuando se clavan mirando los tuyos.

El que te dice todo con solo tocar tu rostro 

y tu alma empequeñece a su tamaño para reconocerlo grande.
El que te eligió de entre todas las manos para no soltarlo, 
para escribirle historias de amor tan profundas y llenas de magia como esta.

Es el que te arma cuando el dolor te destruye y no te queda nada. El que te levanta cuando nada más puede hacerlo.

El que lleva resistencia en lo complejo y las rarezas.
El que sabe que puede, aunque el mundo entero diga lo contrario.

Te amo.


"Carta de amor para un hijo".







Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario