martes, 12 de junio de 2012

G.



     Cuando vi la foto en el diario me quedé sin aliento. ¿Era él? ¿Eran sus restos? ¿Eran sus ojos sin la mirada perdida? ¿Eran sus miembros sin el andar en el que me reconocía? Si pudiera ver su espalda. Si pudiera reconocer la infame manzana estaría seguro. Así sabría qué fue de G., y de nuestras idas y venidas. 


 Foto: “Carroña” por  Alejandro Burgos
 Texto: Rubén Ochoa


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario