martes, 22 de mayo de 2012

Inesperada


El timbre rompió el silencio —Qué raro —murmuró—… No suele pasar gente por aquí a estas horas.

Un segundo timbrado. Él comenzó a caminar hacia la puerta. Tenía curiosidad de saber quién esperaba al otro lado. Cuando al fin abrió, la tenue luz del alumbrado público dejaba ver a una mujer de pie y con las manos sujetándose entre ellas frente a una larga falda de mezclilla, tan larga, que cubría sus pies.

—¡Una gitana! —pensó— Seguro ha venido a robarme.

Lo que no sabía es que era él quien le había robado a ella. Le robó —sin darse cuenta— el corazón.



Ernesto del Olmo
@erneStencil
http://letrasaquiyalla.blogspot.mx/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario