martes, 22 de mayo de 2012

Esos ojos de miel de café

Esos ojos de miel de café, que me sonríen en el big bang
de nuestros abrazos nocturnos.
en el fuego cruzado de nuestras miradas;
ecos mudos de nuestras propias palabras
las voces que no hemos decidido decirnos.


Nos despedimos quizás deseándonos,
Nuestras miradas aferradas en las manos,
El caminar y vernos marchar, en olas,
De esa mezquina luz cosida a las sombras,
En donde habremos de desaparecernos
Ocultando nuestros deseos en un adiós.


Qué importa que nos fuguemos de este mundo,
En el paraíso que el tiempo nos rompió,
Formaremos murales en laberintos
de luces negras.


Esos ojos de miel de café,
El cielo desbordado en su cuerpo,
Tu sonrisa es mi credo en mi cuerpo,
Que me recuerda la divinidad.


Cada que te vea sonreiré con el corazón
te abrasare con cada trozo de mi alma,
para que salgamos brillando en tus recuerdos;
en esas noches nocturnas, en donde olvidamos el frio
cuando nos convertíamos, con cada abrazo en un arcoíris
que se ocultaba en nubes negras de nuestro mundo.


En esa luna gris, donde nos perderemos
Brotando en un nueva vida con nuevo corazón,
tiempos esperados en los momentos muertos.

Víctor Tlaxca
@victortlaxca

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario