martes, 3 de abril de 2012

Escribir contigo

Escribir contigo, es como hablar con las aves.
Aves que trinan al alba, y hacen nubes extendiendo las alas.
Esas alas del mar, que en vez de volar, cautivan.
Cautivan al ave en esa jaula de cielos nublados.
Los peces confunden el cielo con el mar.
Pero si el cielo se ha nublado, ya no saben si el infierno de nubes oscuras los mira o son ellos los que le miran llorar.
Lloran en el infierno, a lo oscuro.
Lloran en el mar y sus lágimas lo salan.
Pasa una nube, y no pasa. Pasas tú, y pasas llorando.
Lloras y no pasa nada. Ni aves, ni peces, ni lágimas salando el mar, ni jaulas de nubes ni alas que cautivar.
Y al estar libre, lejos de la jaula, ríes llorando, vuelas amando y escribes gritando.
Y me lloras riéndo, me amas volando y me escribes a gritos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario