martes, 3 de abril de 2012

Entre luciérnagas



Empieza la tarde a morir, y muere el tiempo. Empieza a latir la noche, y viven las estrellas.

Empieza la obscuridad a mostrar destellos. Empieza tu luz a encenderse, es hora de vivir y morir juntos.

Seremos luciérnagas en el aire, y del aire, seremos los destellos.

Danzando suspendidos en el viento. Ese viento invisible que acaricia y nos eleva por los aires de la noche.

El viento danza; y es caricia. La noche brilla, y es delicia. Tú me escribes, y es codicia.

Acaríciame en tus letras. Delineame con tu vuelo. Escríbeme, que soy poesía.

Al saber que eres luz y poesía, te expropio toda, y te declaro mía,

Tuya cuando brillamos juntos, tuya de noche, tuya de estrellas, tuya de luna.

Si es por ser tuyo, tuya es mi vida. Si es por ser noche, tuyas son las estrellas. Si es por ser amor, lo mío es tuyo.

Abrazo tu vida y se quedan pequeñas mis alas. Tanto siempre es mucho, deja ciego a quien posee tanta luz en sus manos.

Abrázame, que falta poco para cubrir el frío. Apriétame, que falta poco para herir al desvarío.

Deténme que ya no siento el suelo. Deténte que estoy sintiendo el cielo.


Omer Alfcorbar y Ana Rojas

Reacciones:

1 comentarios: