martes, 21 de febrero de 2012

Simplemente




En mi alma siento
el latido de mi pecho;
mis manos tiemblan
al oír tu nombre,
mi voz se apaga
al recordar tu historia.

El atardecer,
se vuelve más intenso.
Y la luna brilla, 
como cada noche.

¡Aquí estoy de nuevo!
lamentando tu partida.

Sé que no fui lo que querías,
sé que te falle.
Ahora te imploró,
y te añoro,
 porque eres parte de mi ser.

Tú, corres por mi sangre, 
entre cada vena que me sustenta;
te pido perdón a ti,
a ti, que te debo la vida.

La noche llega,
mis ojos se humedecen;
mi mirada se aparta;
mi sonrisa ya no es la misma.

Sé que es tarde,
pero necesario.
Y sobre tu tumba,
te digo y te recalcó...

Simplemente
Madre, Te amo.

Bian.

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Que hermoso, espero leer a mis hijos escribir así.
    Te quiero mucho.
    Eve.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Eve.
    Te estimo muchísimo, así como a tus letras.
    Eres un amor, completamente.
    Un beso.

    Bian.

    ResponderEliminar