martes, 2 de julio de 2013

Cinco horas


Tu mirada se disipa lentamente
Entre ganas, zozobras e imposibles
Caudales incipientes e impasibles
Ahogan las palabras, ciertamente

Quisiera ser el libro de tus viajes
Someterme con entrega a tu presidio
El pasado es lo más vil del equipaje
Pues la distancia sin amor es homicidio

Entiendo el salvajismo del adiós
Mas nunca entenderé la cobardía
Solo hay camino si se vive la utopía
Solo hay palabra si se quiebra la voz

Pomposa es la esperanza del viajero
Que ve más de un paisaje por ventana
Tú que llevas un espejo de compañero
Siempre tendrás mi beso por la mañana.

Reniego del amor si no trae consigo
Una certeza que lo valga, que lo defina
Nuestro ímpetu no corre, camina
Cinco horas; tiempo escaso para vivir contigo.

René Valdés
@Renealonzo


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario