martes, 10 de julio de 2012

y no se conocieron


se vieron fijamente. él vio sus labios queriendo entregar una sonrisa de alegría. ella vio sus ojos tímidos. el vinilo paseaba y paseaba y paseaba cadenciosamente con sus treinta y tres revoluciones. había química, ciento dieciocho elementos que se multiplicaban haciendo innumerables reacciones. (sus labios queriendo entregar una sonrisa. sus ojos tímidos.) a punto estaba de invitarla a sentarse junto a él. en aquel café —la puerta a otro mundo— él la iba a invitar, incluso le preguntaría su nombre y sus libros favoritos y sus anécdotas de infancia y su música y sería su todo que despierta sonriendo cada mañana. entonces la siguiente canción se reprodujo. y no se conocieron.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario