martes, 8 de octubre de 2013

Si te preguntan por mí.

Si te pregunta por mí, diles que no existí, que fui sólo un sueño.
Que me leíste en uno de tus libros y me escribiste pensando que me podías palpar.
O si te parece bien, diles que fui yo la que se fue, la que no pudo, la que se dejó vencer.
Si la idea del no existir no te parece adecuada, puedes contarles también de las flores que te regalaba por las mañanas, que te escribía sin cesar, pero sobre todo, diles que te amaba.
Que desafortunadamente todo lo que empieza tiene que acabar y aunque yo hubiese querido un final feliz, no siempre las cosas pasan como uno quisiera que pasaran.
Parece que la vida se te ve mejor sin mí.
Parece que ya no te haces preguntas por las mañanas, que las noches pasan con tranquilidad y que tus besos ya no me buscaban desesperada.
Yo por mi parte, te voy a seguir queriendo a la distancia, en silencio, como debió ser siempre, como cuando debí quedarme callada.
Te voy a seguir escribiendo con el único fin de darle un poco de tranquilidad a mi alma. No te preocupes por buscar esas palabras, no llegarán a tu buzón. Quizá tampoco el mío, quizá tampoco al nuestro.
Ese cuaderno del que alguna vez te platiqué, se convertirá (o por lo menos lo intentaré) en mi nuevo refugio. Pero hasta en esas horas te diré que te quiero.
Sería inútil que me pidieras que no te quiera o que te olvidara, por eso que en estas letras te pido por favor, que si preguntan por mí, les digas que me fui con la mañana.
@LaCkatrina

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario