martes, 15 de enero de 2013

Surco el cálido aire de tu aliento



Surco el cálido aire de tu aliento,

escribo con la caricia de mi voz el deseo;

murmullo que se posa a la orilla de tus labios de dulce carmesí.

Espero en el silencio mientras inhalo el perfume de tu piel;

gotitas de tu ser asoman desconfiadas por los poros,

me miran tras la puerta,

susurro a sus oídos y vuelan impetuosas;

despliegas el aroma de la vida,

Al fin abres la puerta a tu infinito espacio.

Me escribes poesía con el vaivén de tu mirada y

tu dulce aliento me encuentra en aquel sueño

donde permanezco solo a causa de tu ser.





Nilza Vargas
Twitter: @Plavalagunazul

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario