martes, 13 de marzo de 2012

Esa noche


Recuerdo esa noche que dormiste en mis brazos.
Murmullos y sábanas frías.
Por la mañana no era yo: era tuya.
Por la tarde no era tuya, ni eras tú: éramos nuestros.
Por la noche ya no había fronteras, éramos dos corazones latiendo bajo una misma piel.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario